Los comunistas se revuelven contra Vladimir Putin

Etiquetas: ,

El partido de Ziuganov se niega a reconocer los resultados del voto electrónico en las legislativas que han dado la victoria al gubernamental Rusia Unida

El Partido Comunista, principal fuerza de la oposición en Rusia, se niega a reconocer los resultados de la votación electrónica de ayer en Moscú, que provocaron un vuelco en un recuento que primera hora de la noche del domingo dibujaba una victoria muy pobre para el partido gubernamental Rusia Unida, que finalmente conservará la mayoría absoluta. Los comunistas convocaron por la tarde una manifestación sin autorización en el centro de Moscú. Unas 200 personas gritaron contra el Gobierno junto a la estatua de Pushkin en una de las tardes más desapacibles del mes.

Los opositores acusaron a las autoridades rusas de fraude masivo después de que el partido gobernante Rusia Unida obtuviera una mayoría parlamentaria mayor de la esperada, a pesar de la pérdida de popularidad de su marca electoral. El partido de Putin ha perdido 4,6 puntos porcentuales respecto a las elecciones parlamentarias de 2016.

Con más del 99% de los votos contados, la Comisión Electoral Central anunció que Rusia Unida había obtenido casi el 50% de los votos. Su rival más cercano, el Partido Comunista, crece casi siete puntos y se lleva el 19%, algo menos de lo previsto. En tercer lugar, quedó una vez más el partido nacionalista LDPR y el partido Rusia Justa con alrededor del 7,5% cada uno. Hasta ahora estos tres partidos suelen respaldar al Kremlin en la mayoría de asuntos clave: incluso en la crítica a la disidencia agrupada en torno a Alexei Navalny, cada vez más molesta para la élite con sus investigaciones y sus protestas sin autorizar.

El líder comunista, Guenadi Ziuganov, antes de los comicios criticó duramente a Navalny, diciendo que «representa al capital financiero de EEUU». Pero los comunistas se están empezando a enfrentar al Kremlin de una manera cada vez más frontal. Navalny saltó a la fama cuando lanzó en 2011 las movilizaciones para denunciar un ‘pucherazo’ en las elecciones parlamentarias. Ahora son los aspirantes comunistas los que se sienten estafados por una democracia ‘controlada’ de la que se llevan beneficiando años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *