Desafíos de las organizaciones de rescate animal en San Pedro Sula

Etiquetas: , ,

En San Pedro Sula existen dos fundaciones dedicadas al rescate de animales, personas que anteponen su tiempo para ayudar a perros y Gatos en estado de abandono en las calles sin pedir a cambio algún tipo de pago, pero, ¿Cuáles son los principales problemas que enfrentan?

La ciudad cuenta con más de 1 millón de habitantes, un gran porcentaje procedente de áreas rurales que han tenido que movilizarse por trabajo, tomando en cuenta que al ser la ciudad con mayor industria muchas de las personas viajan con la intención de trabajar en lugares donde no pidan altos niveles de educación, pues la mayoría no ha terminado su educación media, más las personas nativas de la ciudad en las mismas condiciones, hace que los índices de pobreza y los bajos índices de educación influyan directamente en el maltrato y abandono animal, pues la educación es la base fundamental del problema.

A diario rondan por la ciudad un sin fin de animales en las calles deambulando sin rumbo y con un solo propósito, encontrar un poco de agua y algo de comida, y en su defecto, agua de un charco y las sobras en los basureros. Pero, mientras buscan su objetivo, se encuentran con muchos peligros derivados de la falta de educación en la población. Son apedreados, pateados, mojados con agua caliente o helada con la intención de correrlos, incluso, hasta matarlos; aunque en el basurero haya sobras que pueden desperdiciarse, el odio hacia los animales es más fuerte.

Hay una similitud entre los niños que se encuentran en las calles en brazos de sus padres pidiendo en un semáforo, niños que no pidieron nacer, ni vivir en el sol y que mucho menos pueden hablar y expresar cómo se sienten. Hay quienes se enojan con la comparación, que más allá de ser una ofensa, es una válida comparación al mostrar la fragilidad de un ser que no puede hablar. Perros que no tienen culpa de la indiferencia de las personas

La fundación amor y abrigo es una organización sin fines de lucro ubicada en la ciudad de San Pedro Sula, dedicada al rescate de animales en estado de abandono, fundación a cargo de dos mujeres que cansadas de la indiferencia animal, decidieron hacer un cambio y empezar a darle amor y abrigo a quienes lo necesitaran, un par de años después, albergan aproximadamente 100 perros y 65 gatos.

Durante las tormentas eta y iota se vieron afectadas pues vivían en una zona de alto riesgo, específicamente en la colonia Celeo Gonzales, una de las más golpeadas por los embates de estos fenómenos naturales, que terminaron con el sueño que tanto Geissel Oseguera como su madre, Martha Guzmán, habían construido.

El refugio amor y abrigo desaparecía a medida que el agua se adueñaba de toda la superficie, junto al hogar de las fundadoras y con ello, se perdía un sueño que había costado tanto construir, y que hasta ese momento no tenían la esperanza ni la certidumbre de que todo estaría bien, pues no solo habían quedado en la calle sus animalitos, sino ellas también, pues el refugio era su casa.

Los perros y Gatos a cargo fueron trasladados de emergencia a un albergue provisional dentro de la escuela de una colonia, de la que días después tuvieron que desalojar por quejas de los vecinos, que ante esta tragedia su corazón no fue removido ni en lo más mínimo. Una vez más, se perdían las esperanzas de seguir con ese proyecto de vida.

Fundaciones hermanas iniciaron a crear campañas en las redes sociales para conseguir alimento y sábanas para los animales desamparados y simultáneamente se dedicaron a entregar comida y productos para los animales que se encontraban en los albergues juntos a sus dueños, pues si bien es cierto llegaban donaciones de alimento para las personas, no llegaba para los perros y Gatos.

Sin duda alguna las redes sociales funcionan en la medida que se utilizan, y fue a través de la petición en estas plataformas digitales que el refugio amor y abrigo solicitaba a alguien que pudiera brindar un lugar temporal donde tener a los más de 160 animales que había en ese momento sin un techo donde dormir.

Un ciudadano de buen corazón ofreció un terreno que no utilizaba y fue así que inició la donación de insumos necesarios para construir un refugio provisional, laminas de zinc, tablas y alambre de ciclón para evitar que se salieran de su lugar, y gracias a quienes decidieron colaborar poniendo su mano de obra, lograron iniciar nuevamente de 0, construyendo nuevamente la esperanza que habían perdido. Sobre todo, sin perder el enfoque, ayudar a los animales que lo necesitan.

No todo ha sido color de rosa para esta madre e hija, pues han tenido que luchar entre las desavenencias de la inconciencia. Nueva mente la falta de educación y sensibilidad se apodera de quienes se aprovechan de estas obras para deshacerse de lo que para ellos es un estorbo, termina en la puerta del refugio como sorpresa para las cuidadoras que con su corazón nunca han dicho que no, aunque su capacidad de espacio y dinero sea insuficiente.

En varias ocasiones quedó captado en las cámaras de seguridad del refugio como jóvenes llegaban en automóviles que se paraban solo para bajar una caja frente a la puerta, y así de fácil se aprovechaban de una fundación que sobrevive con donaciones mes a mes. Este hecho que enfureció a miles de seguidores cuando Geissel lo compartió en sus redes sociales, parecía que sería el fin de los advertidos, que ahora alertados llegaban con técnicas más difíciles para no ser reconocidos en cámaras.

Para Geissel y su madre, lo más complicado de mantener una fundación de rescate animal, es ver que llega el fin de mes y no logran completar la comida necesaria para los animalitos, sobre todo porque a diario se suman más y más. ´´Nos desespera que pedimos ayuda y no siempre es segura, confiamos en Dios que a pesar de todo nunca nos deja solas con nuestra manada, siempre salimos adelante’’ aseguró la fundadora de Amor y Abrigo.

Es increíble como pueden sobrevivir cargando un peso de conciencia así, entre tantos casos denunciados por parte de esta familia rescatista se encuentran las más conmovedoras, gatos encontrados dentro de un saco totalmente sellado y con poco aire disponible, una muerte lenta para los animales que nadie escuchaba pues no había nadie en ese momento, por suerte, Oseguera comenta que llegó justo a tiempo, sino a pesar de ser algo que no esperaba, se hubiese sentido culpable.

Dentro de tantas dificultades encontradas en las organizaciones de animales, que casi todas son las mismas, es la falta de un personal comprometido. En redes sociales es fácil publicar que tienes responsabilidad social con el mundo y los animales, como también es fácil compartir imágenes de solidaridad con casos de maltrato animal. Es fácil, pero hasta ahí. Son pocos quienes de verdad se interesan por ayudar a los animales no solo en redes sociales, sino en la realidad.

A través de experiencias comentadas por las dueñas del refugio y miembros de otras organizaciones, la principal queja convertida en dificultad es que los voluntarios solo entran por decir que forman parte de una fundación. Poco o nada hacen por comprometerse y dedicarle, aunque sea una hora a ayudar, y es por eso que muchas fundaciones han desaparecido y otras están a punto de hacerlo, como la fundación Mascotas en Adopción Honduras.

Otra fundación sin fines de lucro creada en 2015 con más de 20 voluntarios dispuestos a apoyar, pero que conforme a los años tomaron rumbos diferentes y se fueron alejando del eje importante, crear un refugio casa para los animales.

Con el tiempo quedaron aproximadamente 35 voluntarios ayudando de manera intermitente, y pronto se añadieron jóvenes con espíritu positivo y con ganas de crecer nuevamente a Mascotas en Adopción Honduras.

Desde su fundación ha rescatado aproximadamente 500 perros y 300 gatos. Sumado a ello la labor permanente que mantiene en alianza con una veterinaria para esterilizar a bajo costo a perros y gatos para evitar la sobrepoblación que tiene la ciudad. Eso no es suficiente para mantener una fundación viva, pues los jóvenes que un día entraron con espíritu lleno de buena vibra desaparecieron.

Los principales responsables de estas organizaciones se preguntan ¿Qué pasa con la indiferencia de las personas? ¿Por qué no hay apoyo suficiente por parte de las autoridades y civiles? A diario llegan cientos de casos que no se pueden atender por falta de personal y recursos, sin duda dos de los graves problemas y desafíos que enfrentan.

La presidenta de Mascotas en Adopción Honduras, expreso que: ´´Si no fuera por cinco personas que dejamos el alma en esta labor, ya no existiríamos, a veces son las 11 de la noche y sigo brindando servicio social a través de las redes, es un trabajo cansado, pero vale la pena´´.

La gratitud es algo que siempre les acompaña, porque a pesar de tantos problemas que enfrentan al no tener apoyo estatal, un tema verdaderamente complejo y difícil de tocar, el no tener apoyo de voluntarios y recursos disponibles, solo queda agradecer a quienes deciden adoptar a un ser rescatado, a quienes deciden agregar como un miembro más de su familia a un callejerito que tuvo que sufrir antes de caer en manos de mujeres como Geissel y Martha, quienes a  pesar de sufrir a diario la indiferencia humana representada en cada caso que reciben, son la voz de los que no la tienen.

Reportaje: Alexia Mejía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimas noticias